Palacio de la Bahía

“Brillantez” es el significado del Palacio de la Bahía, una construcción del siglo XIX que nació con el fin de ser el palacio de estilo islámico y marroquí más grande de todos los tiempos.

El sultán Abdelaziz Si Moussa fue el encargado de dirigir su construcción, que duró más de una década, y que finalmente quedó en manos de Abu Bou Ahmed, un esclavo negro que llegó a ser visir y que ayudó a llevar al palacio a su máxima expresión.

Unas 150 habitaciones componen las ocho hectáreas de extensión del palacio donde convivía el harén de las cuatro esposas y las 24 concubinas de Abu Bou Ahmed.

Aunque en la actualidad no presume de ser uno de los edificios más espectaculares de la ciudad, ya que la mayoría de sus dependencias quedaron desvalijadas tras la muerte del visir, sí que recomendamos un paseo tranquilo para deleitarse con la cuidada arquitectura que aún sigue en pie y pararse a disfrutar de por qué su nombre significa “brillantez”

De entre todas las dependencias del palacio, la más impresionante de todas es el llamado Patio de Honor, una inmensa explanada cubierta de mármol y zelliges o mosaicos geométricos en la que se pueden entender a la perfección ese sentido de “brillantez” con el que se denominó al edificio.

Horario: De 9:00 a 16:30 horas, excepto los viernes, cuyo horario es de 8:00 a 17:00 horas.

Precio: 10 dirhams.

¡¡¡Déjanos tu opinión!!!