Palacio el Badi

Lo denominaron ‘Palacio de lo Incomparable’ porque para su construcción necesitaron ejércitos enteros de obreros y artesanos, que cuentan que tardaron más de 25 años en poner en pie lo que se convirtió en el palacio más majestuoso jamás construido, con más de 300 habitaciones decoradas con turquesas y cristales, con paredes y techos forrados de oro y un gran estanque flanqueado por cuatro jardines.

El sultán Ahmed al-Mansour fue el encargado de dirigir su edificación a finales del siglo XVI, la cual serviría para conmemorar la derrota de los portugueses en Wed al Makhazín (la Batalla de los Tres Reyes) y demostrar así la grandeza del país africano.

Sin embargo, su grandiosidad apenas duró un siglo en pie, ya que cuando el sultán Moulay Ismail alcanzó el poder y decidió saquear el edificio y trasladar la capital marroquí a Mequinez.

Así pues, el palacio actualmente no es más que un conjunto de ruinas cuyas dimensiones te hacen presuponer la grandeza de lo que un día fue, y cuya visita te recomendamos que realices a primera hora de la mañana, sobre todo en los meses de más calor, ya que los espacios sombreados están muy limitados y el calor que desprenden las piedras puede resultar agobiante.

Una de nuestras recomendaciones es que subáis a las murallas, desde donde no solo te puedes hacer una idea más amplia de la grandeza de la construcción, sino también puedes disfrutar de las vistas a la ciudad.

 

Horario: De 9:00 a 16:30 horas, excepto los viernes, cuyo horario es de 15:00 a 17:45 horas.

Precio: 20 dirhams.

¡¡¡Déjanos tu opinión!!!