Qué ver en Marrakech

Cuenta la leyenda que cuando se construyó la Koutoubia en el corazón Marrakech, la tierra comenzó a sangrar de tal manera que lo tiñó todo de color rojo-ocre, un tono que desde entonces se ha convertido en la insignia de la ciudad, la cual también es conocida como la Ciudad Roja.

Tan solo 13 kilómetros, los del Estrecho de Gibraltar, es la distancia que separa España del continente africano y es increíble pensar que tan cerca, a apenas dos horas en vuelo desde España, podemos encontrar un destino tan diferente, atractivo, misterioso y exótico, y es que hablar de Marrakech no solo te lleva a pensar en el cuento de las mil y una noches, sino que te teletransporta a un tiempo diferente, donde pasado y presente de cruzan en un mismo punto y donde se esconde la más pura esencia del vecino país de Marruecos.

Wiston Churchill aseguraba que “Marrakech es simplemente el lugar más bonito de la Tierra para pasar una tarde”, y es que, a pesar de no ser la capital gubernamental del país, sí que es su capital turística. Ese doble mundo separado por la muralla que divide la Medina (o ciudad antigua) de la Ville Nouvelle (o ciudad nueva) te hace pasar en apenas unos minutos (los de los tres kilómetros que separan una parte de otra) de una ciudad sumergida en la Edad Media a una metrópolis de lo más contemporánea.

Desde su singular plaza, única en el mundo, de la que nacen los serpenteantes tentáculos que dan forma a los zocos, pasando por unas construcciones que parecen haberse detenido en el tiempo, cada uno de sus rincones emanan tanto encanto que te aconsejamos pasear por cada uno de ellos con nosotros, ¿nos acompañas?

Visitas ‘imprescindibles’ de Marrakech:

¡¡¡Déjanos tu opinión!!!